4ª REUNIÓN DE LA SOCIEDAD GASTRONÓMICA DE MICROBIOLOGíA

LA CRÓNICA
Por el microbiólogo más dicharachero de la UIB



FICHA TÉCNICA
FECHA: Sábado 10 de febrero de 2001
HORA: 13:30 h
LUGAR: Sa Torre (Santa María)
PLATO ESTRELLA: Calçots
COMENSALES: 70 adultos + 20 niños + 1 bebé (La lista calista)

No es por tirarnos flores, pero...  ¡QUÉ EXITAZO, SEÑOR@S, QUÉ EXITAZO!

La cosa está empezando a tomar una seriedad organizativa tal que, si nadie nos detiene en nuestro incansable afán de superación, vamos a empezar a pedir proyectos, ayudas (becas bien remuneradas) y subvenciones a la Universidad, al Insalud, al Govern Balear, al Gobierno Central, a la Unión Europea e incluso  a las Empresas para que apoyan tan insigne y pronto arraigada tradición dentro del mundo de la Microbiología balear. ¿Habrá alguien capaz de rechazar una solicitud (debidamente acompañada por los curricula normalizados según modelo de todos los calçoteros o calçotistas) de financiación de esta "Actividad paralela"? No os preocupéis, si es así enviaremos a Carlos (el del Gran Hermano) para que lo curre.

En fin, después de este manifiesto pseudopolítico y totalmente propagandístico vamos a la crónica:

En un nuevo alarde de sabiduría, cálculo probabilístico, búsqueda de información, consulta de oráculos e intuición femenina (Pepe y un servidor), el día elegido para el fastuoso evento no pudo ser mejor. El día amaneció con la dulce melodía de los pájaros cantores del alba, cuyos hermosos trinos acompañaban sus gráciles movimientos mientras revoloteaban entre las ramas de los preciosos almendros vestidos de blanco [1, 2]. El sol, conocedor del fraternal ambiente de nuestras reuniones, no quiso llegar tarde y despertó temprano para iluminar con sus cálidos rayos el bucólico encuentro. Bueno, en realidad a mi me despertó un macarra que pasó con su moto por debajo de mi ventana a 250 km/h y metiendo un ruido espantoso. En cualquier caso, lo que nadie puede negar es que el día, de nuevo, acompañó. El que no se lo crea, aquí tiene la demostración [0].
 

Los calçots ardían sobre las finas ramitas de vid cortadas amorosamente la tarde anterior por desinteresados voluntarios... que luego probaron el vino y la chistorra como recompensa. Como el año anterior, no sólo hubo calçots [17], sino que en el interior de la casa se llevó a cabo una impresionante torrada organizada por el ínclito Dr. Gil [10, 5], y finalmente se disfrutó del postre [33, 34]. De nuevo, todo el mundillo microbiológico se reunió para comer y dialogar juntos [4, 6, 11, 14, 16, 21, 22, 23, 31, 36, 37], o bien para reposar [18]. Mientras, los niños campaban a sus anchas [26],  jugaban unas partidillas al futbolín [12, 13] o posaban para la cámara [25, 27, 28, 29]. Todo hermandad y buen rollito, hasta que al final el sol empezó a ponerse y nos fuimos con viento fresco [9, 35].

Una de las innovaciones de este año ha sido el cobro por adelantado, ya que el año pasado faltó dinero (bastante dinero, por cierto). Además de evitar el escaqueo anónimo, permitió ajustar las compras en función del dinero recaudado. De hecho, la cosa ha ido tan bien y ha quedado tan ajustada que estamos pensando en empezar a cobrar la del año que viene. Ya sabemos que nuestra inmaculada e irrefutable reputación no requiere explicación alguna en cuanto a la administarción y gastos del dinero recaudado, pero por si acaso hay alguien quisquilloso aclaramos que se fue comprando todo lo necesario hasta gastarlo todo (más claro, agua). Sin duda, una sabia decisión de la que estamos muy orgullosos (vease nuestra desbordante alegría [30]).

Nos gustaría destacar que la cosa se está poniendo cada vez más interesante y la gente colabora cada vez más. Desde aquí hacemos una mención especial a Bering [7, 8], quien pintó un fastuoso póster [3] y escribió una no menos original poesía al respecto [32]. Vendemos postales/réplicas a 100 euros, razón aquí [adomenech@uib.es]. Toda esta corriente innovadora hizo surgir la idea de que el próximo año podríamos hacer camisetas alusivas al evento, con la imagen del póster.

Más novedades: este año hemos podido disfrutar de la fastuosa salsa homologada para calçotadas, preparada in situ. No conseguimos la receta pero estamos acosando duramente a Núria [15]. El puente aéreo Tarragona/Palma establecido por Pepe y Núria [24] para la celebración del evento debe ser reconocido y agradecido por todos los asistentes.


La colaboración que se mantiene y a la par se agradece es la aportación de Mercedes y Pepe [19], Pepe y Mercedes [20], de la cámara (¡este año cámaras!), permitiendo que gracias a la tecnología puntera de la cámara digital podamos realizar este reportaje fotográfico. Faltan algunas fotos, precisamente aquellas que se hicieron con la cámara convencional y hay que revelar posteriormente. De todas maneras, todos aquellos que no salgan y les haga ilusión salir, que la próxima vez nos busque y le haremos todas las fotos que quiera (¡que no se respire miseria!).
 
 
 

Finalmente, aprovechamos la ocasión para solicitar vuestra colaboración en años venideros: sería conveniente que la gente aparcara en Santa María (al final del pueblo hay sitio de sobra) y fuese andando hasta la casa, dando un paseo (yo lo hice y son 10 minutos). Si no lo hacemos así la próxima vez vamos a tener que aparcar en el "safreig".
 
 
 

Ir a la página de la Sociedad Gastronómica de Microbiología

Ir a Peque's Jom Peich